Tu segundo acto ¿Qué es eso?

Tu vida es una obra maestra, puede ser una ópera, un ballet o una pieza de teatro. Puede que tenga uno, dos, o más actos y tu eres el artista creándola.

Pero… ¿Qué es in Segundo Acto en la vida? Y ¿cómo hacerlo aún más relevante que el anterior?

Un Segundo Acto es una oportunidad de re-crear tu vida, causado por un divorcio, un cambio de profesión, la perdida de un empleo de muchos años, la creación de una empresa, mudarse de países, la ida de los hijos, etc.

En cualquier caso, la vida te está ofreciendo un bastidor en blanco para crear un nuevo capítulo, un segundo acto de tu obra maestra.

¿Cómo quisieras que fuera tu Segundo Acto?

Habiendo creado Segundos Actos en mi vida personal y profesional, creo que lo que hace que ellos sean obras de arte significativas es tener una visión clara de como quieres que ese acto se sienta, se vea, suene, se mueva.

Puede que suene cliché, pero tu eres el creador de tu vida, siempre puedes elegir como responder a lo que la vida te presenta. Por lo tanto, si estás frente a un Segundo Acto en tu vida, ¿porqué no reclamas su autoría y te comprometes a crear una vida que sea significativa y satisfactoria para ti? ¿Porqué no aprovechas para reconectar contigo y diseñar y crear tu obra maestra?

Crear tu Segundo Acto es un acto de amor a ti mismo, puede ser un viaje para redescubrirte, lo se por experiencia. Puede ser también tu camino a una vida con propósito, pasión, gozo y plenitud.

¿Estás dispuesto a reclamar la autoría de tu Segundo Acto?

Me alegra que dijeras que SI, así que aquí tienes unos tips para ayudarte a hacerlo.

  1. Preferiblemente en la mañana o justo antes de acostarte, busca un lugar tranquilo donde puedas estar solo y trae contigo un cuaderno y un lápiz.
  2. Calma un poco tu mente, haciendo unas respiraciones profundas. Escribe las siguientes preguntas: ¿Si pudiera crear la vida que quiero vivir, cómo sería, se vería, se sentiría esa vida?
  3. Cierra los ojos y date permiso para soñar. Imagina que han pasado 10 años desde ahora y estás viviendo como siempre deseaste hacerlo, te sientes satisfecho de quien eres, lo que haces y lo que tienes. Deja tu mente vagar por unos minutos.
  4. Toma varias respiraciones profundas, abre tus ojos y escribe lo que viste, escuchaste y sentiste mientras soñabas despierto. Escribe sin juicios, sólo deja que fluyan las palabras.
  5. Fíjate en las emociones que sientes mientras escribes tu visión.

Puedes repetir este ejercicio por varios días, leer lo que escribes cada día y darte cuenta de las emociones que la visión te hace sentir.

Ya tienes escrito tu Segundo Acto, ahora es hora de comenzar a créalo, ¿Qué puedes hacer hoy para darle vida?