¿Te arrastras fuera de la cama por las mañanas?

¿Cómo te gustaría despertar por las mañanas? ¿Arrastrándote fuera de la cama o levantándote motivado anticipando el día que te espera?

Algunas personas se levantan anticipando otro día aburrido, mientras que otras saltan de la entusiasmados por lo que les espera ese día.

Si eres parte del primer grupo, ¡no te asustes! Puede estar pasando que:

  • No encuentres propósito en lo que haces;
  • Tus valores están en conflicto con los de la organización en la que trabajas; o
  • Tus expectativas respecto a tu trabajo no se cumplen.

Yo he estado en tu posición y afortunadamente, en cualquiera de los casos, hay una salida, aunque no parezca obvio.

Como se muestran estos hechos en tu vida

La mejor forma de explicar como se muestran estos hechos en tu vida es compartiendo mi propia historia.

En algunos momentos de mis 40 años de carrera como ingeniero, levantarme y estar lista para irme al trabajo era una especie de tortura, lo que me hacía más lenta de lo que usualmente soy en las mañanas.

Al principio, culpaba a otros, al país, la empresa, mi jefe, pero la verdad era que no encontraba sentido, ni motivación en mi trabajo.

Mi búsqueda de significado y motivación me tomó varios años. Comencé tratando de mantenerme dentro de lo conocía. Sin embargo, cuando imaginaba mi vida futura, no podía verme disfrutándolo, por lo que tuve que explorar otros caminos.

Algo era claro para mi, tenía que darle un propósito a mi trabajo y seguir buscando, tomar esta decisión me hizo sentir empoderada, darme cuenta de que tenía opciones y que podía elegir.

Tiempo después, hablando con mi coach, re-conecté con lo que me da gozo, lo que me apasiona. Ese fue un verdadero punto de inflexión.

Después de eso, le di un propósito aún mayor a mi trabajo. Me permitiría ahorrar dinero y ganar el tiempo y los recursos que necesitaba para cambiar de profesión.

A partir de allí mi vida cambió, se notaba tanto que incluso mi jefe un día me dijo que la única persona feliz allí era yo, y si, yo estaba motivada y alegre anticipando lo que el futuro me depararía.

En el camino también descubrí que mis valores y los de la industria y la empresa en la que trabajaban estaban en conflicto, lo que era otra fuente de insatisfacción, aunque no obvia.

En mi caso, para entonces yo no tenía grandes expectativas en mi trabajo, pero he tenido clientes para quienes, las expectativas no cubiertas eran la mayor fuente de insatisfacción. Comparar éstas con las funciones de su posición y la cultura organizacional, les permitió replantear la situación y definir una estrategia a largo plazo.

Que puedes hacer

No es fácil cambiar de empleo o de carrera después de varios años o décadas, pero si te estás arrastrando fuera de la cama cada mañana, la única persona que puede dar otro propósito a su trabajo, replantearse la situación o planificar como salir de allí eres tu.

Tener claridad en lo que quieres y un plan para alcanzarlo, aumentará tu motivación, ya que comenzarás a anticipar como te sentirás al llegar a tu meta. Esto, a su vez, alimentará tu voluntad de actuar, tu empoderamiento y motivación.

Al final de cuentas, es tu vida, tu eres el CEO, la persona que toma las decisiones. Como dice Rob Bell en uno de los episodios de su podcast “tu eres El Comité”.

Si estás listo para levantarte motivado cada mañana, reserva una Consulta de Exploración GRATIS.

 

Imagen: congerdesign via Pixabay.com