PARTE 3

El SARS-CoV-2 o COVID-19 y Tu

No hay forma de desconectarnos de la realidad de que el COVID-19 ha sido declarado una pandemia y está afectando la vida de la población mundial ahora y cambiará nuestro futuro, nos guste o no.

Buscando apoyarte, decidí compartir información y consejos que pueden ayudarte a navegar esta «emergencia».

Para facilitar las cosas, he dividido el material en 3 partes. La Parte 1 sobre el impacto en tu día a día, la Parte 2 sobre cómo minimizar dicho impacto y la Parte 3 sobre cómo recuperar la sensación de certeza y prepararse para cuando termine la «emergencia».

Como saben, solo el tiempo dirá cuándo saldremos de esta situación. Parece que puede durar hasta mediados de abril o más. Ahora es el momento de comenzar a reevaluar lo que has estado haciendo y cambiar las cosas para garantizar la sostenibilidad futura.

Cómo Prepararte para Cuando la “Emergencia” Haya Terminado 

No sabemos cómo se verán las cosas una vez que termine la «emergencia»; sin embargo, como dice la cita acreditada a Peter Drucker, «la mejor manera de predecir el futuro es crearlo» y aunque pensar en crear el futuro en tiempos de incertidumbre puede parecer contradictorio, es el único camino a seguir. Tenemos que prepararnos para cuando termine la «emergencia».

Necesitas salir de la corriente de preocupación y miedo que te rodea y tomar el control de lo único que puedes, que es tu pensamiento y actitud.

Si puedes comenzar a establecer la forma en que tu negocio tomaría una vez que termine esta “emergencia”, esto te permitirá comenzar a tomar decisiones y a planificar, hacer los cambios y tomar las medidas que te permitirán fortalecerte con esta situación. Incluso puede que haya frutos que puedes comenzar a cosechar ahora.

Puedes comenzar planificando para lo peor y esperando lo mejor, en estos momentos tener un plan es IMPRESCINDIBLE, no una opción.

Todavía no sabemos cuánto cambiará la forma en que trabajamos y hacemos negocios como consecuencia de esta «emergencia»; Sin embargo, parece que hacer cosas en línea será una forma predominante.

Hay un dicho en mi pueblo: «El que pega primero, pega dos veces», por lo tanto, es hora de dar el primer golpe explorando tus opciones.

Es hora de considerar:

  • ¿Qué conocimiento o habilidades tienen tú o tu equipo que podrían usar más?
  • ¿Qué pueden ofrecer tu y tu negocio que sea útil o valioso para otras personas?
  • ¿Qué tipo de servicios o productos podrían ofrecer online?
  • ¿Qué oportunidades de negocio genera esta contingencia en tu área de especialización?
  • ¿Qué herramientas tiene disponibles que te pueden ayudar a generar nuevas vías de negocio?

 Estas no son preguntas para responder de inmediato, son preguntas para meditar, para hacer una lluvia de ideas sólo y/o con tu equipo, también son importantes otras preguntas más personales como:

  • ¿Cuál es la razón profunda por la que has creado un negocio? (Profundiza, la respuesta a esta pregunta es mucho más importante de lo que piensas).
  • ¿Por qué te gustaría ser recordado?
  • ¿Por qué quieres que sea recordado tu negocio?
  • ¿Cuáles son tus valores fundamentales y cómo se expresan en tu vida diaria?
  • ¿Cuáles son los valores fundamentales de tu negocio y cómo se expresan diariamente?
  • Si pudieras crear tu vida y negocio ideal, ¿quién serías, qué harías, qué tendrías? Sé que esta pregunta se hace una y otra vez, pero te aseguro que meditar en ella y dejar que tu imaginación vuele durante un rato, puede brindarle ideas y oportunidades en las que no has pensado.

Aunque las finanzas pueden ser una de nuestras principales preocupaciones ahora, este no es un momento para buscar ganancias rápidas, por el contrario, como Anke Hermann dijo en su webinar How to Adapt Your Business in Uncertain Times, necesitamos comenzar a construir una comunidad ahora. Que las personas que resuenen con lo que somos, puedan convertirse en nuestros clientes cuando llegue el momento.

Una vez que hayas asentado bien las respuestas a las preguntas anteriores, que hayas escrito algunas opciones para tí y tu negocio, es hora de comenzar a evaluarlas en términos de:

  • Cuán fácil es implementar cada una considerando los recursos y la preparación requeridos frente a tus recursos y preparación actuales (por ejemplo, lo que tienes y sabes y lo que está disponible para ti y tu negocio ahora; qué habilidades podrías aprender fácilmente, etc.).
  • ¿Cuáles están más alineados con los tus valores y los de tu negocio?
  • ¿Cuál podría convertirse en una importante fuente de ingresos para ti y tu negocio?
  • ¿Qué les llena de entusiasmo a ti y/o a tu equipo?

Selecciona 2 o 3 opciones para explorarlas más a fondo, establece una fecha límite para hacer su lanzamiento o realizar un proyecto piloto y desde allí ve hacia atrás, definiendo los hitos y fechas tope que las harán realidad.

No crees un plan anual, comienza a usar el método de planificación del Año de 12 Semanas propuesto por Brian Moran y que he estado usando exitosamente personalmente y con mis clientes, le da una sensación de urgencia a cada acción, ya que cada semana y día cuentan y además es fácil ajustar si las circunstancias cambian.

Pero por favor NO OLVIDES CUIDAR DE TI MISMO, estos tiempos requieren que seas más consciente, que mantengas tus niveles de estrés lo más bajos posible, que fortalezcas tu sistema inmunológico y que  ayudes a otros y pidas ayuda, cuando sea necesario.

Por lo que, mantener una rutina diaria de autocuidado, que intencionalmente incluya en tu actividad diaria: meditación o cualquier otro ritual introspectivo o espiritual; cafés virtuales con seres queridos; algunos de tus pasatiempos; aprender algo que siempre quisiste, pero nunca te tomaste el tiempo de aprender; leer; escuchar tu música favorita; bailar; etc., es tan importante como diseñar el plan para el futuro de tu negocio en una vez que termine la “emergencia”.